15 de febrero de 2024 en Buenos Aires

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Crea. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

Sequía: manejo ganadero en el norte de Santa Fe

El déficit de lluvias los viene acompañando desde las últimas tres campañas; medidas para morigerar el impacto de la sequía.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Crea. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Por CREA Región Norte de Santa Fe | NSF

En el CREA Villa Ana-Arandú la sequía no constituye un fenómeno aislado; el déficit de lluvias los acompaña desde las últimas tres campañas. “Nos encontramos atravesando el tercer round de esta pelea, por lo que es difícil diferenciar las medidas tendientes a minimizar el impacto de lo que se viene, respecto de aquellas que fueron decididas a raíz del arrastre de la sequía”, comenta Diego Daniel Fernández, co-asesor del grupo junto con Alejandro Aranda.

En la primavera 2022 comenzaron a reducir la carga en los rodeos de cría, tras eliminar los vientres que no presentaban ternero al final de la parición, además de realizar los correspondientes destetes precoces para asegurar la preñez en el servicio (herramienta que tuvo un incremento significativo de costos al pasar de 38 kilos de ternero en agosto a 55 kilos en noviembre del año pasado, debido al planchazo del valor de la hacienda).

“Pusimos el foco en el manejo de la lactancia para detectar vacas ciclantes que no necesitarán del destete precoz y así ser más eficientes en el uso de los recursos”, explica el asesor. “Pusimos el foco en el manejo de la lactancia para detectar vacas ciclantes que no necesitarán del destete precoz y así ser más eficientes en el uso de los recursos”, explica el asesor.

Precoz ER baja.jpg
Destete precoz en El Retiro.

Destete precoz en El Retiro.

Reservas forrajeras y condición corporal

Tal como ocurrió en la mayor parte de las zonas productivas, en el ámbito del CREA se presentó una diversidad de situaciones en cuanto a disponibilidad de reservas forrajeras y condición corporal de los vientres, con una constante: con precios tan poco atractivos para la hacienda, la opción de vender animales para reducir carga no resultaba conveniente.

Con respecto a las siembras estivales, tanto para pastoreo como para confeccionar reservas, los lotes fueron preparados para ser sembrados en cuando fuera posible, con resultados variables: desde cultivos mal logrados hasta otros logrados, pero con bajos rindes. Los cultivos de siembras tardías la están peleando para intentar obtener rendimientos aceptables.

En cuanto al recurso natural, la situación actual de los campos de la zona es de escasas a nulas reservas forrajeras (salvo casos puntuales) y, en casi todas las situaciones, con una calidad muy disminuida debido al estrés hídrico y térmico ocurrido en el primer bimestre de este año.

“Previendo un otoño e invierno con poco pasto y escasas reservas, la estrategia de cultivos de invierno tendrá un rol fundamental para aprovechar las lluvias que pudiéramos recibir en esa época, momento en que las pasturas megatérmicas ya no pueden expresar su potencial de crecimiento por las bajas temperaturas, pero sí los verdeos, planteándose entonces la posibilidad de sembrar avenas y raigrás, aunque también centenos o alfalfas que, si bien tienen un costo mayor, pueden ofrecer forraje de buena calidad durante la transición invierno-primavera”, remarca.

“Habrá que replantear las estrategias de recría, la cantidad de cabezas, tener claridad en los objetivos de ganancia de peso, la duración de días, incluso la cantidad a suministrar; con planteos que usualmente se proponen un consumo diario del 1,0% del peso vivo, quizás pudiera ser necesario pasar a 1,5%, con inclusión de alimentos energéticos, además de los proteicos, en las dietas”, añade. “Habrá que replantear las estrategias de recría, la cantidad de cabezas, tener claridad en los objetivos de ganancia de peso, la duración de días, incluso la cantidad a suministrar; con planteos que usualmente se proponen un consumo diario del 1,0% del peso vivo, quizás pudiera ser necesario pasar a 1,5%, con inclusión de alimentos energéticos, además de los proteicos, en las dietas”, añade.

Manejo reproductivo

El tacto será un momento bisagra, indispensable para detectar vientres vacíos por diversas circunstancias (doble vacía, vaca seca en servicio que sale vacía, malformaciones internas, boqueo, ubres, etcétera), con la oportunidad de anticipar situaciones por medio del uso del ecógrafo para planificar con tiempo las ventas y reacomodar la carga, además de disponer de recursos adicionales para financiar parte del alimento en la presupuestación forrajera.

“Sin embargo, muchos campos ya han realizado el descarte posible y se enfrentan a una decisión en la cual seguir bajando carga con ventas empieza a significar descapitalizarse en activo hacienda. Una vez más, cada caso será distinto según la situación forrajera y financiera”, apunta.

El asesor CREA anticipa que en el próximo servicio es posible que haya un número mayor de vientres en condición corporal 3 o incluso menos (en una escala del 1 al 9) dadas las escasas reservas de pasto durante el período de lactancia. “Por ese motivo, será necesario observar de cerca la recuperación de la oferta forrajera y la evolución de la condición corporal para identificar si nos acercamos a un escenario donde el porcentaje de destete precoz pueda ser superior al que se trabaja habitualmente en la empresa, además de seguir de cerca el presupuesto, evaluar alternativas de financiación y recurrir una vez más al manejo de la lactancia para detectar cuáles son las vacas que necesitarán esa herramienta y cuáles no”, explica.

Un aspecto por tener en cuenta –remarca Diego– es que, con los sectores bajos del campo secos debido a la sequía, estamos en el momento oportuno para realizar represas y caminos internos, los cuales resultan fundamentales en períodos de excesos hídricos.

“La fortaleza más grande que tiene un integrante de la red CREA en situaciones difíciles es el mismo grupo CREA. Hoy más que nunca el intercambio de experiencias, conocimientos y posibilidades de negocio, así como la contención que la misma red brinda, son definitivamente un valor agregado indispensable para salir fortalecidos de la adversidad”, concluye Diego.

“La fortaleza más grande que tiene un integrante de la red CREA en situaciones difíciles es el mismo grupo CREA. Hoy más que nunca el intercambio de experiencias, conocimientos y posibilidades de negocio, así como la contención que la misma red brinda, son definitivamente un valor agregado indispensable para salir fortalecidos de la adversidad”, concluye Diego. “La fortaleza más grande que tiene un integrante de la red CREA en situaciones difíciles es el mismo grupo CREA. Hoy más que nunca el intercambio de experiencias, conocimientos y posibilidades de negocio, así como la contención que la misma red brinda, son definitivamente un valor agregado indispensable para salir fortalecidos de la adversidad”, concluye Diego.

Dejá tu comentario

Contenido Relacionado