19 de abril de 2024 en Buenos Aires

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Crea. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

Gestión de personas en un establecimiento ganadero

En Rincón de López todo el personal recibe bonificaciones asociadas a la evolución de los indicadores productivos. En algunos casos, de hasta tres salarios adicionales por año.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Crea. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

El establecimiento Rincón de López cuenta con una pizarra en la cual todos los integrantes del equipo tienen que apostar cuál proyectan que será el índice de preñez y el peso vivo al destete logrado. Aquellos que acierten o que más se aproximen al resultado final recibirán un premio: una caja de vinos de alta calidad. Si bien se trata de una cuestión lúdica –con un premio nada despreciable, por cierto–, es útil como recordatorio constante de la importancia de fijar metas productivas y cumplirlas, de acuerdo a lo establecido en el marco de una adecuada política de gestión de personas.

La empresa, que forma parte del CREA Castelli-Belgrano (región sudeste), no la tiene para nada fácil: la mayor parte del área productiva corresponde a un cangrejal lindante a la costa del Río de la Plata, el cual, si bien tiene un escaso potencial forrajero, es aprovechado al máximo con un pastoreo rotativo intensivo.

“La base del éxito de una empresa es contar con un equipo de trabajo capacitado y motivado”, explica Miguel Casares, administrador de Rincón de López. Todo el personal recibe bonificaciones asociadas a la evolución de indicadores productivos, las cuales, en algunos casos, pueden llegar a representar hasta tres salarios adicionales por año.

“En las actividades de cría y recría está prácticamente todo inventado: las diferencias se observan en la implementación de las tecnologías de procesos, es decir, en el modo de hacer las cosas -cómo y cuándo realizarlas- y además realizar un seguimiento sistemático de los registros para detectar qué se hizo mal o que se podría haber hecho mejor”, remarca Miguel.

Los integrantes del equipo se encuentran capacitados para tomar decisiones de manera autónoma en lo que respecta a la gestión de las tropas en los diferentes potreros, los cuales se encuentran ambientados según potencial productivo y categoría.

La implementación de un protocolo para realizar un seguimiento estandarizado de la condición corporal de las vacas de cría -llevado a cabo con asistencia de la consultora SmartFarming, cuyos representantes visitan el establecimiento cuatro veces al año- junto con el monitoreo sistemático de la disponibilidad de recursos forrajeros (campo natural, pasturas y silos de maíz y de sorgo), permiten ajustar la carga animal en función de la oferta disponible, de manera tal que el estado del rodeo de cría permanezca siempre en óptimas condiciones.

“El sistema debe ser flexible, no sólo por la cuestión climática, sino también porque eso le permitirá adaptarse a las particulares condiciones económicas presentes en la Argentina, que son muy cambiantes”, apunta Miguel. En estos días están planificando circuitos destinados a estirar la terminación de la hacienda hasta julio o agosto próximo, dado que entienden que la actual coyuntura está signada por un bajón de precios provocado por una sobreoferta, fenómeno que comenzaría a mermar en el segundo semestre del año.

Tradicionalmente, cada 45 días se releva la situación forrajera presente en la empresa para actualizar la proyección de disponibilidad de recursos, aunque, en el marco del desastre productivo inédito que se registró en la presente campaña, esa tarea comenzará a hacerse ahora cada 30 días.

“La base del buen funcionamiento de la empresa es el conocimiento. Todos saben qué tienen que hacer y lo hacen en el momento oportuno y de manera eficaz; incluso el tractorista fue capacitado en lo que respecta, por ejemplo, al procedimiento de desmalezado en los diferentes momentos del año y de estado del pasto. La virtud del conocimiento es que genera autonomía en cada una de las decisiones; el que mejor sabe cuándo es necesario cambiar una parcela es quien está haciendo esa tarea a conciencia”, señala Miguel.

“Habitualmente organizamos charlas con todos los integrantes del equipo en las cuales expongo lo mismo que ante los directores de la empresa: cuáles son los objetivos, qué se hizo bien y qué tenemos que mejorar. Si todos estamos alineados con las metas y entendemos por qué hacemos lo que hacemos, en un entorno de diálogo y confianza, entonces podemos esperar resultados favorables en un ambiente en el cual es agradable trabajar”, agrega.

Esta campaña fue tan dura que, al momento de realizar la planificación forrajera anual, el escenario más pesimista ya había sido perforado por la realidad provocada por el desastre climático. “Probablemente sea necesario retrotraerse hasta la década del 20 del siglo pasado para tener registros de algo comparable a lo que sucedió en 2022/23”, comenta.

De todas maneras, gracias a la gestión de datos y a una adecuada planificación, en el presente ciclo se priorizó al rodeo de vacas para reducir la proporción de la recría en el establecimiento, lo que posibilitó mantener su estado corporal. “La diferencia está en las tecnologías de procesos; todos podemos equivocarnos, pero con información y conocimiento aplicado podemos reducir el margen de error”, resalta el empresario CREA.

“En campañas tan dramáticas como la que estamos atravesando es factible observar las diferencias entre los sistemas ganaderos de las empresas CREA, que son gestionados con información y con todo el conocimiento originado en la red, respecto de aquellos campos que no aplican esa tecnología, donde los tactos van a registrar caídas considerables en algunos casos”, resume Miguel.

Gráficos 1 y 2. Participación de los recursos forrajeros y de los ambientes empleados con su respectiva distribución estacional

imagen.png
imagen.png

Gráfico 3. Evolución del porcentaje de preñez

imagen.png

El servicio de otoño a las vaquillonas de primer servicio permitió mitigar la caída de la preñez en las vacas de segundo servicio. En 2021 y 2022 se logró que la parición del rodeo “cabeza” supere el 65%. Los valores de 2022 para “cabeza”, “medio” y “cola” son 66%, 27% y 7%, respectivamente.

Gráfico 4. Evolución del porcentaje de pérdidas de tacto/destete

imagen.png

El seguimiento estricto de las pérdidas y de la evolución de causales (control temprano de diarreas y neumonías, control de duraznillo negro y esquema de bonificaciones) fue clave para acercarse al objetivo del 6%.

La empresa implementa un esquema de bonificaciones según porcentaje de preñez y eficiencia de destete. Se abonan dos premios al año, que son calculados sobre la base del salario del momento del pago. Los empleados utilizan una aplicación digital (VacApp) para facilitar la toma de datos y consolidar su trazabilidad.

Gráfico 5. Esquema de bonificaciones de Rincón de López

imagen.png

Dejá tu comentario

Contenido Relacionado