10 de mayo de 2024 en Buenos Aires

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Crea. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

Tambo en Foco: un nuevo manual viene en camino

Se está redactando un nuevo manual de "Tambo en Foco" que incluye los casos de La Polvorilla, Grupo Rivarola y Vitoria SRL.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Crea. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

En la Argentina existen tambos que, a pesar de los problemas estructurales y coyunturales, permanecen rentables. Muchos de ellos logran resultados positivos mediante la implementación destacada de tecnologías de procesos.

La producción lechera en la Argentina está caracterizada por una gran diversidad de sistemas productivos, en parte debido a los diferentes ambientes donde se desarrolla. Sin embargo, no existe una relación directa entre el sistema de producción y el resultado económico.

En ese contexto, resulta esencial indagar los aspectos que hacen que ciertas empresas lecheras sean más eficientes en el uso de determinados recursos a través de procesos correctamente ejecutados. Este entendimiento debería servir para desencadenar un proceso de transferencia adecuado para acortar la brecha productiva entre empresas..

Por ese motivo, el área de Lechería de CREA, por medio del programa “Tambo en Foco”, identificó como “tambos referenciales” a aquellas empresas CREA que abrieron sus puertas con el objeto de mostrar y evaluar aquellos procesos en los que se destacan por su implementación y que se consideran claves en la obtención de renta.

El programa diseñó un primer manual de procesos –publicado en 2022–, el cual incluye cuatro casos destacados de tambos referenciales: IMBO Agropecuaria (región Centro) para el proceso del empleo de raciones totalmente mezcladas (TMR); Aotearoa S.A. (Oeste) para pastoreo; y Mársico y Arata Agropecuaria S.A. (Este) y Caraguatá S.A. (Litoral Sur) para cría y recría. El documento está disponible aquí.

En la segunda etapa del proyecto –que cuenta a DeLaval como aliado estratégico– se está redactando un nuevo manual que incluye los casos destacados de La Polvorilla (CREA Robots) para el proceso de sistema de ordeñe voluntario de tráfico inteligente; Grupo Rivarola (región Córdoba Norte) para reproducción y Vitoria SRL (Oeste Arenoso) también para procesos reproductivos.

Un adelanto del nuevo manual, correspondiente al caso de La Polvorilla (Castelli, Buenos Aires), tambo integrante de La Fayuca S.A., permite visualizar los cinco procesos intervinientes: gestión del flujo de los animales, del confort animal y la limpieza, de la salud animal y tratamientos, de la alimentación y de la información.

En lo que respecta a la gestión del flujo de animales, por ejemplo, el manual describe los procesos instrumentados para eficientizar el tiempo de consumo por medio de un sistema individualizado de permisos para el ingreso al área de alimentación.

Diapo3.png

Para eso se cuenta con dos puertas que operan en conjunto. La primera es la puerta de ingreso, que recibe al animal que intenta salir del área de descanso y lo identifica para dirigirlo a tres destinos posibles: corral de espera, área de descanso o área de alimentación. La segunda es la puerta de salida, que también tiene tres destinos diferentes: área de alimentación, área de tratamiento o corral de espera.

Normalmente, las vacas se acercan al equipo tanto buscando la extracción de su leche como el alimento que reciben en dicho momento. Para ingresar, la vaca debe primero pasar por una puerta apartadora automática que identifica al animal por medio del chip que tiene colocado.

La primer línea de decisión esta basada en el permiso de ordeñe. Este permiso esta relacionado con el tiempo transcurrido desde el ultimo ordeñe. Si el tiempo es menor al umbral determinado, la vaca habrá sintetizado poca leche y su ordeñe reduciría la eficiencia de uso del sistema voluntario de ordeñe. Por lo tanto, sólo tienen permiso de ordeñe vacas que han superado dicho umbral. Este umbral varía según el estadio de la lactancia (menor cuanto más temprano) y según se trate de primíparas o multíparas. El detalle se puede ver en el siguiente cuadro.

Diapo1.png

Animales que se acercan a la puerta de aparte, pero no tienen permiso de ordeñe, tienen dos destinos posibles: si su permiso de ordeñe estará disponible en la próxima hora, entonces son devueltos al área de descanso; si, en cambio, su permiso de ordeñe estará disponible en un tiempo mayor a la próxima hora, entonces son derivados al área de alimentación.

En el extremo opuesto, las vacas que no se acerquen a la puerta por un tiempo mayor que un umbral determinado, se consideran “demoradas” y eso dispara una alerta para que esa vaca sea buscada por el personal y se determine la causa de la demora.

El segundo factor de decisión está relacionado con el espacio en el corral de espera, que es un sector intermedio entre los box de ordeñe y la puerta apartadora. El sistema mide la cantidad de vacas presentes en el corral de espera, que se basa en los animales que salieron menos los animales que entraron. Como el corral tiene una capacidad máxima de 30 animales, si esa capacidad se ha alcanzado, entonces la puerta apartadora no deja pasar a la vaca que tenga permiso de ordeñe y la devuelve al área de descanso. Existe la posibilidad de programar permisos para “vacas especiales” que pueden ingresar al corral aunque el mismo haya alcanzado su capacidad máxima; en ese caso, esta herramienta no se utiliza.

A la salida del box, una vez que se ha ordeñado la vaca, existe una nueva puerta apartadora que identifica al animal y define su destino. Aquel animal que se ha ordeñado completamente y no tiene ninguna alerta, pasara directamente al área de alimentación. En tanto, la vaca que se ha ordeñado completamente pero tiene algún alerta tratamiento, será derivaba, precisamente, al área de tratamiento. Por último, el animal que no se ha ordeñado completamente, será derivado nuevamente al corral de espera. Para determinar si un ordeñe ha sido incompleto, el sistema tiene en cuenta diversas variables, como la estimación de la producción esperada en función a registros históricos, entrega real de leche en el último ordeñe, detección de pateo de la vaca o detección de pezón no encontrado.

El proceso está diseñado para promover un promedio de 2,6 ordeñes diarios por animal, lo que actualmente se logra con creces, además de permitir la detección de los ejemplares más productivos en el sistema voluntario de ordeñe.

El proceso es un cuestión es un ejemplo de cómo detrás de operaciones aparentemente espontáneas se esconden procesos protocolizados que son diseñados para maximizar el uso de los recursos disponibles en un ámbito donde prevalece el confort tanto para el personal como para las vacas.

Polvorilla1.PNG
Tambo La Polvorilla de La Fayuca, que cuenta con Jorge Olmedo como gerente general y Pablo Fabbi como responsable de Producción Lechera.

Tambo La Polvorilla de La Fayuca, que cuenta con Jorge Olmedo como gerente general y Pablo Fabbi como responsable de Producción Lechera.

Dejá tu comentario

Contenido Relacionado