9 de mayo de 2024 en Buenos Aires

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Crea. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

Proyecto Brechas: una hoja de ruta hacia los rindes alcanzables

Este año se publicará el primer documento del proyecto “Brechas de productividad” generado por el Convenio CREA-Syngenta.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Crea. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

Este año se publicará el primer documento del proyecto “Brechas de productividad” (Convenio CREA-Syngenta 2022/2024) en base al análisis de datos de producción de maíz, soja, trigo y girasol de lotes CREA de cinco campañas agrícolas (2017/18 a 2021/22).

El equipo técnico del “Proyecto Brechas” identificó, para cada macro-región, tipo de cultivo y ambiente, las principales causas que generan brechas de productividad en el ámbito de la red CREA, las cuales están siendo recopiladas en un documento que será revelador.

Para cada macro-región, gracias a DAT CREA –una base de datos integrada por grandes volúmenes de registros agrícolas trazables–, se estimó el rendimiento potencial (percentiles máximos), el rendimiento alcanzable (el logrado cuando se adoptan las tecnologías agronómicas de procesos y de insumos económicamente óptimas) y rendimiento actual (promedio regional).

“Para el cultivo de trigo, analizamos cerca de 30.000 casos, que equivalen a unas 2,50 millones de hectáreas, con más de 250 variables de manejo posibles, de las cuales seleccionamos finalmente veinte”, explicó Diego Rotili, integrante del “Proyecto Brechas” junto a José Micheloud, durante la reunión de la Mesa de Planes Nacionales de CREA realizada esta semana en formato tanto presencial como virtual.

diapo1.PNG

Ese trabajo consistió en analizar, en el período en cuestión, el manejo agronómico de cada lote que, en situaciones comparables, había logrado rendimientos agrícolas alcanzables versus los promedio.

En el caso del trigo, en ambientes de bajo potencial –por ejemplo– de la macro-región Norte el análisis detectó una brecha de rendimiento del 43% equivalente a más de 1500 kg/ha, mientras que en la macro-región sur la misma fue del 26% con una diferencia mayor a 1600 kg/ha.

diapo2.PNG

“En las diferentes macro-regiones las brechas relevadas en trigo se ubicaron en un rango del 11% al 43% con promedio nacional ponderado del 24%”, comentó Diego.

Para cada macro-región, cultivo y ambiente se identificaron las variables de mayor relevancia al comparar el manejo de los lotes que obtuvieron rendimientos alcanzable respecto de los promedio. Los resultados se resumieron en esquemas que muestran de manera simplificada las principales causas que generan la brecha de productividad.

diapo3.PNG

“Si bien la nutrición –en primer lugar– y el control de enfermedades surgieron como aspectos determinantes de las brechas de rendimientos, en algunos casos también se presentaron cuestiones de manejo relativas a tecnologías de procesos”, resaltó.

diapo4.PNG

Para poder determinar cuáles son las causas a partir de las cuales se gestan las brechas de rendimiento, el “Proyecto Brechas” diseñó una breve encuesta destinada a empresarios y técnicos CREA que no lleva más de cinco minutos en ser contestada (puede completarse aquí).

“Si el conocimiento para reducir las brechas de producción está disponible, es importante poder conocer cuál es la razón que impide acercar los rendimientos promedio actuales a los alcanzables”, expresó Diego.

Los resultados obtenidos por el “Proyecto Brechas” se integraron a la plataforma Global Yield Gap Atlas, iniciativa coordinada por Wageningen University & Research (Países Bajos) y University of Nebraska-Lincoln (EE.UU), que cuenta con un capítulo argentino en el que participa el investigador José Andrade.

En ese marco, los resultados del “Proyecto Brechas” fueron validados con un modelo de simulación (CERES-Wheat DSSAT) que emplea múltiples variables ambientales y productivas junto con treinta años de registros climáticos.

En lo que respecta a trigo, esa colaboración permitió estimar que el rendimiento potencial del trigo en el promedio de situaciones regionales y ambientales argentinas es de 47 qq/ha, el cual se encuentra logrado en una proporción del orden de los dos tercios al considerar los rendimientos promedio actuales.

“En promedio, el hecho de pertenecer a la red CREA permite lograr alcanzar la mitad de la brecha de rendimiento existente entre el potencial teórico y el rinde medio que informan las estadísticas oficiales, aunque en algunas zonas esa proporción es aún mayor”, afirmó el técnico CREA.

Una vez concluida la primera fase del “Proyecto Brechas”, se iniciará la segunda instancia del mismo con experimentos a campo que buscarán comparar múltiples prácticas en una misma condición ambiental de diferentes regiones.

“Entre los objetivos del ‘Proyecto Brechas 2’ se incluyen validar y cuantificar el impacto de los factores principales que generan las brechas de rendimiento en los cultivos de trigo, soja, maíz y girasol; analizar las limitantes y condicionantes para la adopción e implementación de las prácticas o modelos de manejo que permitirían incrementar la producción; y generar espacios de intercambio para enriquecer y facilitar la transferencia de conocimiento”, concluyó Diego.

Dejá tu comentario

Contenido Relacionado