30 de marzo de 2023 en Buenos Aires

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Crea. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

Innovación: una nueva alternativa para combatir la mastitis

Una innovación tecnológica proveniente de Israel permite curar la mastitis en el tambo sin recurrir al uso de antibióticos.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Crea. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Por Gabriel Tinghitella

En lechería, la mastitis es la enfermedad que genera los mayores niveles de pérdidas económicas. En cuadros clínicos, su tratamiento exige la administración de antibióticos o antiinflamatorios no esteroides (AINE) y el descarte de la leche obtenida del cuarto afectado hasta que se logra la completa recuperación del animal. Sin embargo, el 70% de las pérdidas se produce en infecciones subclínicas como consecuencia de una reducción en los niveles de producción de leche. El resto se explica por el costo de los antibióticos, los honorarios de los veterinarios, fallas reproductivas y por la necesidad de reemplazar a los animales de descarte.

Por las razones mencionadas, un diagnóstico temprano de la mastitis y su tratamiento son indispensables para lograr una rápida recuperación de los animales. Y el uso de antibióticos es una de las principales herramientas para controlar y erradicar enfermedades infecciosas de origen bacteriano. No obstante, su éxito depende de muchas variables: el agente causal de la enfermedad, la naturaleza y localización de la infección, el producto utilizado para combatirla y su concentración en el sitio de acción son sólo algunas de ellas. Estos factores no siempre son diagnosticados correctamente y pueden comprometer el resultado de las terapias antibióticas.

Adicionalmente, los riesgos para la salud humana asociados con el consumo de residuos de este tipo de fármacos generan algunas restricciones para su utilización.

Estas dificultades han disparado la búsqueda de soluciones alternativas vinculadas a la innovación tecnológica. Una de ellas consiste en una nueva tecnología denominada APT-X, creada por una startup israelí, que se está comenzando a implementar en la región a escala productiva.

A continuación, reproducimos una charla con Diego Zbar, responsable de la introducción de esta tecnología a nivel regional, quien nos comenta algunos de los aspectos más destacados.

- ¿Qué es APT-X y para qué sirve?

- Es un dispositivo manual que permite curar la mastitis reemplazando el uso de antibióticos por una liberación de aire comprimido, que permite la aplicación de pulsos acústicos. Los pulsos se aplican a ambos lados del pezón del cuarto de la ubre afectado. Se trata de un tratamiento que dura siete días; las aplicaciones, que duran entre 2 y 3 minutos por cuarto afectado, se realizan los días 1, 4 y 7, dejando dos días de descanso entre ellas.

italy2.jpg
Innovación: aplicación de pulsos acústicos para el tratamiento de la mastitis.

Innovación: aplicación de pulsos acústicos para el tratamiento de la mastitis.

- ¿Cómo es que un pulso acústico logra controlar la mastitis?

- El tratamiento estimula la angiogénesis, es decir, la formación de nuevos vasos sanguíneos a partir de los preexistentes favoreciendo el desarrollo del tejido glandular mamario. De esta manera, se activa el sistema inmunológico del animal y se logra un efecto antiinflamatorio.

El tratamiento estimula la angiogénesis, es decir, la formación de nuevos vasos sanguíneos a partir de los preexistentes favoreciendo el desarrollo del tejido glandular mamario. De esta manera, se activa el sistema inmunológico del animal y se logra un efecto antiinflamatorio.

- ¿Hay experiencias de uso en el país?

- La tecnología ya está siendo utilizada en dos tambos: el del establecimiento San Luis de la familia Scolari, en Marull, Córdoba, y el tambo de Francisco Mihura en Nogoyá, entre Ríos. A nivel regional se utiliza en tambos de Chile y, más recientemente en Perú. No obstante, APT-X es una tecnología que ya ha sido empleada en miles de vacas de tambos de Israel, donde fue formulada.

- ¿Qué resultados se obtienen?

- En casos clínicos, a los siete días se logran niveles de curación similares a los que se observan en los tratamientos convencionales con antibióticos. Adicionalmente, la tecnología posibilita el tratamiento de mastitis subclínicas en lactancias, previa detección mediante el uso del recuento de células somáticas individuales y del Test Mastitis California.

- ¿Cuáles son los valores diferenciales que reporta el uso de esta tecnología respecto de un tratamiento convencional?

- En primer lugar, el control de la enfermedad se logra mediante la aplicación de un método no invasivo, por lo tanto, no es necesario descartar la leche durante el tratamiento. En este sentido, el programa Claves (2009) estableció que, en los 90 días posteriores a la aparición de una mastitis clínica, las pérdidas de leche son, en promedio, de 435 litros. Si a eso se le suma el descarte de leche y el costo del tratamiento convencional, las pérdidas superan los 600 litros.

En la Argentina los cuadros de mastitis subclínicas generan pérdidas que, en promedio, alcanzan los 3 litros diarios (Vissio et al., 2015). Ruegg et al. (2020), demostraron que, tres meses luego de su detección, el 40% de las mastitis subclínicas se convierte en un cuadro clínico. En esos casos, el tratamiento precoz podría evitar la pérdida de hasta 270 litros de leche por vaca.

Adicionalmente, el impacto de la mastitis sobre la fertilidad de la vaca podría explicar la pérdida de 700 litros de leche adicionales (Cattaneo et al., 2012; incremento promedio de 40 días abiertos). En el peor escenario, una vaca podría dejar de producir más de 1000 litros de leche por lactancia. En cambio, con esta tecnología no hay descarte de leche. Incluso en casos clínicos es posible ordeñar y enviar al tanque la leche procedente de los cuartos no afectados.

Adicionalmente, el control de la enfermedad no demanda un análisis bacteriológico, ya que el modo de acción de esta tecnología es inespecífico (acción antiinflamatoria y activación del sistema inmunológico). Por último, hay una mejora de la sanidad y del bienestar animal a nivel general.

- ¿Este es el nivel de impacto sobre la producción de leche que se observa en los casos que ya están aplicando esta tecnología en la Argentina?

- En la Argentina y Chile se ha registrado un aumento en la producción de leche del 10-15% cuando se tratan casos subclínicos, y de hasta el 20% en casos clínicos.

En la Argentina y Chile se ha registrado un aumento en la producción de leche del 10-15% cuando se tratan casos subclínicos, y de hasta el 20% en casos clínicos.

- ¿Puede esta tecnología competir contra el costo de un tratamiento convencional?

- El costo de un tratamiento convencional con antibióticos y el descarte de leche en los días posteriores a su aplicación explica únicamente el 20% del costo total de una mastitis. El 80% restante se explica por la pérdida de producción de leche que se registra en los animales luego de transitar la enfermedad. La plena recuperación del nivel de producción, cuando se logra, se registra entre los 90 y 120 días después de haber finalizado el tratamiento. En cambio, con esta nueva tecnología se observa una pronta recuperación de la producción de leche después de realizar el tratamiento. La curva de lactancia vuelve a su nivel original.

Consideremos un establecimiento argentino promedio, con 500 animales, lactancias de 8000 l/año/vaca, 400.000 células somáticas por mililitro en tanque, 8% de incidencia de mastitis clínicas y 35% de prevalencia de mastitis subclínicas. Si estimamos pérdidas de producción de leche del 10% y 15% en vacas con mastitis subclínicas y clínicas, respectivamente, la caída anual de producción sería del orden del 4,7%. Si se considera el precio actual del litro de leche y el costo de los tratamientos con antibióticos, el incremento de producción generado por la implementación de esta tecnología repagaría su costo con facilidad.

Las experiencias de uso reportadas hasta el momento indican que la aplicación de pulsos acústicos alcanza niveles de control equivalentes a los observados en los tratamientos convencionales. Este aspecto no es menor si se considera que el reemplazo del uso de fármacos ayuda a reducir el nivel de riesgo de aparición de resistencia a productos antimicrobianos y los efectos nocivos sobre la salud humana asociados al consumo de residuos de este tipo de productos.

Adicionalmente, y a raíz de los efectos fisiológicos e inmunológicos que generan los pulsos acústicos también se informan rápidas recomposiciones de la performance productiva de los animales luego de realizados los tratamientos.

Sobre la base de la evidencia reportada, esta nueva tecnología ofrece una alternativa al uso de antibióticos para el control de mastitis. Como en todos los casos, la viabilidad de su implementación dependerá del análisis de la relación costo/beneficio que resulta afectada por múltiples factores.

Dejá tu comentario