12 de julio de 2024 en Buenos Aires

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Crea. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

Innovación: un grupo que rompió el molde

El grupo Robots de Ordeñe constituye un espacio que impulsa la innovación tecnológica y organizacional.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Crea. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

La idea de conformar grupos de productores vinculados por su interés en la innovación se sustenta en la teoría de la Difusión de las Innovaciones de Everett Rogers (1962). Allí se tipifican cinco grandes grupos: los innovadores, los primeros adoptantes o adoptantes tempranos, la mayoría temprana, la mayoría tardía y los rezagados.

Innovadores son aquellos que siempre están interesados en testear ideas nuevas. Decididos, enfrentan la incertidumbre que implica ese proceso, y saben aceptar, incluso, el costo de eventuales fracasos.

Los adoptantes tempranos, en cambio, no son mucho más innovadores que un individuo promedio. Esa es la principal razón por la que la mayoría de los productores los toma como casos testigo y referentes de consulta. Y esa consideración los transforma en actores clave del proceso de difusión de innovaciones. Los adoptantes tempranos saben que la valoración de sus pares y la posición central que éstos les asignan en la estructura comunicacional del sistema social en el que están insertos se basan en sus decisiones juiciosas de innovación. Esas decisiones suelen utilizar como insumo las experiencias de los innovadores.

La creación de grupos que reúnen a productores innovadores impulsa procesos de testeo, validación y generación de conocimiento sobre nuevas soluciones tecnológicas. De esta forma se consolidan como espacios de referencia mucho más robustos para los adoptantes tempranos potenciando los procesos de difusión de las innovaciones.

El Grupo Robots de Ordeñe

En CREA, la formación de grupos de productores innovadores es una acción que está enmarcada en el Proyecto CREA-BID Lab, que se ejecuta en el Área de Innovación. El objetivo principal del proyecto es fortalecer el vínculo entre el sector agroalimentario y los desarrolladores de tecnologías para lanzar al mercado soluciones de alto impacto que alcancen elevados niveles de adopción. El principal interés en formar este tipo de grupos, que reúnen a empresarios interesados en testear, validar y generar conocimiento sobre nuevas soluciones tecnológicas, es generar espacios de referencia que potencien los procesos de difusión de nuevas soluciones tecnológicas. El Grupo de Robots de Ordeñe es el primero de este nuevo tipo de grupos.

El proceso comenzó a fines de 2019, cuando el equipo del Área de Innovación detectó que la tecnología de los robots de ordeñe le permitiría identificar y segmentar productores innovadores en lechería. En abril de 2020 se comenzó a elaborar una propuesta para conformar el grupo, que fue debatida y ajustada en distintas instancias dentro del Movimiento CREA. En agosto de 2020 se confeccionó una lista de potenciales integrantes y en los meses posteriores se generaron reuniones para testear su interés en participar de un grupo de estas características. Posteriormente, en septiembre de 2021 se hizo un primer relevamiento de objetivos, temas a trabajar, cuestiones operativas y aspectos a considerar para definir el perfil del facilitador del grupo. Durante los últimos meses de 2021 se preseleccionaron seis candidatos que fueron entrevistados por un grupo de productores e integrantes de los equipos de la Unidad de Metodología y de las Áreas de Innovación y Gestión de Personas del Movimiento CREA. Finalmente, el facilitador fue seleccionado a principios de enero de 2022 y el grupo tuvo, en febrero, su primera reunión.

Foto 1. Integrantes del grupo de robots de ordeñe en su primera reunión presencial.

imagen.png

A continuación, se presenta un intercambio del que participaron Pedro Mazziotti (facilitador del grupo), Jorge Olmedo, José Brizzo y Rodolfo Montechiari (integrantes), en el que se comentan las particularidades de este nuevo grupo y su proceso de formación, la forma en la que trabajan y cómo se proyectan a mediano plazo.

-¿Qué características definen a este nuevo grupo?

-Pedro Mazziotti (P.M.): El Grupo Robots de Ordeñe reúne a empresas lecheras que ya han adoptado o están en vías de adoptar esta tecnología. Actualmente, está conformado por 11 empresas, de las cuales nueve participan activamente. Y de esas nueve, ocho son empresas CREA. Pero ya hay otras empresas interesadas en sumarse al grupo.

-¿Cuáles son las principales diferencias con respecto a un grupo CREA convencional?

P.M.: Varias. En primer lugar, las empresas de este grupo pertenecen a distintas regiones: tres son de la región Centro (Adelia María, Monte Maíz y Ucacha); dos son de Oeste (9 de julio y Pehuajó), dos de la región Santa Fe Centro (San Martín de las Escobas), una de la zona Este (Castelli) y la restante de Mar y Sierras (Tandil).

Otra de las particularidades es que estas empresas trabajan con diferentes sistemas: hay camas de compost, free stalls con camas de goma, sistemas 100% pastoriles y encierres con ensenadas. Esto determina que el grupo haya distintas visiones y establecimientos que aplican distintos procesos y rutinas de trabajo, por lo que los intercambios son siempre muy fructíferos. Todos terminan aprendiendo de los demás. A su vez, a la hora de analizar datos y comparar resultados es posible observar el impacto que tiene la implementación de la tecnología en cada uno de los sistemas de producción.

Por último, si consideramos las nueve empresas que hoy tienen una participación activa, advertimos que cinco de ellas cuentan con robots Lely y cuatro con robots DeLaval. Hay, incluso, una más que se está incorporando, la cual posee robots de la marca GEA. Este es otro aspecto interesante del grupo, ya que permite comparar marcas y modelos de robots para entender cómo funcionan.

-¿Cómo fue que decidieron conformar este grupo?

-Jorge Olmedo (J.O.): En realidad, nos lo propuso el Área de Innovación de CREA. Nos comentaron la idea, nos preguntaron que nos parecía y a partir de ese momento empezamos a transitar el camino que terminó en la creación de este grupo.

-José Brizio (J.B.): Yo me vinculé por recomendación de Guillermo Stieffel, un productor que, como yo, es miembro del CREA COS. Me comentó que se estaba formando este nuevo grupo, me interesó la propuesta y le pregunté si me podía sumar.

-Cuándo les propusieron formar parte de este grupo, ¿tenían claro cuál sería su objetivo?

-J.O.: Para nada. El primer punto que trabajamos fue exactamente ese: qué buscábamos o qué pensábamos que podía aportar el trabajo grupal y la metodología CREA a un grupo de productores inquietos por la tecnología.

-J.B.: Ni siquiera estaba claro cómo iba a funcionar. Fue como cualquier comienzo: nos unió un objetivo en común. A partir de ese momento empezamos a delinear un plan de trabajo.

-¿Qué los decidió a sumarse a esta iniciativa?

-J.B.: Me pareció interesante la posibilidad de intercambiar con personas que tienen un proyecto similar al mío. Hay diferencias en los sistemas que utilizan los distintos integrantes del grupo, pero las unidades de ordeñe funcionan en forma similar y recolectan más o menos los mismos datos.

-J.O.: Coincido. Creo fervientemente en lo que suma el intercambio y en la importancia de saber compartir. Aquí aprendemos de la experiencia de otras empresas y analizando ideas.

-Actualmente, ¿pueden decir que el grupo comparte un objetivo?

-Rodolfo Montechiari (R.M.): Sí. Es claramente un grupo de innovación en lechería. Nuestro objetivo es mantenernos constantemente actualizados acerca de las innovaciones disponibles para la actividad. La idea original era reunirnos mes a mes en forma virtual y tener sólo dos o tres encuentros presenciales por año. En cada reunión tendremos un encuentro con alguna empresa que esté ofreciendo nuevos productos y haremos una comparativa mensual de cada establecimiento.

-¿Cómo funcionan en la actualidad?

P.M.: Nos reunimos el primer lunes de cada mes, por la mañana, en forma virtual. En nuestro plan de trabajo 2022 definimos que tendríamos nueve reuniones virtuales y dos presenciales; las presenciales se realizarán en dos de las empresas que forman parte del grupo. El objetivo de estos encuentros es conocernos más y mejor, estrechar y fortalecer los vínculos.

-¿Cómo está evolucionando el grupo?

-J.O.: Vamos construyendo confianza y ajustando la metodología para que los aportes fluyan y generen un círculo virtuoso. La mayoría es miembro CREA, con lo cual ya hay cierta cultura del intercambio. Nos falta ajustar detalles, pero vamos por el buen camino.

-J.B.: En el grupo hay empresas en las que los robots están activos desde hace rato y otras en las que recién están empezando a funcionar. Pero nos vamos afianzando reunión tras reunión.

-P.M.: Como dice uno de los miembros del grupo “Estamos transitando el proceso de formación”. Los intercambios son cada vez más interesantes y el interés de los integrantes va en aumento.

-¿Qué hizo este grupo hasta el momento?

-P.M.: Mantuvimos cinco reuniones (febrero, marzo, abril, mayo y junio). El 50% del tiempo lo destinamos a analizar nuevas tecnologías. Invitamos referentes para que nos cuenten qué tecnologías están considerando o aplicando, y a empresas proveedoras para que nos presenten los desarrollos que ofrecen o que están desarrollando.

En la primera reunión, cada integrante presentó su empresa y juntos delineamos el plan de trabajo. En la segunda, mantuvimos un intercambio con Nicolás Lyons, quien se conectó desde Australia y nos aportó su visión sobre la aplicación de tecnología en lechería. Nos contó hacia dónde cree que está yendo el tema y su experiencia en el exterior. En la tercera reunión hablamos sobre collares de actividad y rumia, cómo los adoptó cada empresa y qué resultados obtuvieron. En la cuarta, mantuvimos un encuentro con la empresa Needap, que nos mostró sus nuevas soluciones. La última fue la primera reunión presencial y analizamos el caso de la empresa anfitriona.

El otro 50% del tiempo lo dedicamos a la ronda de novedades, armamos un tablero de control con datos productivos mensuales de las cinco empresas que ya están ordeñando con esta tecnología y analizamos qué hacen para alcanzar los resultados que logran.

-Pedro, ¿cuáles son tus principales desafíos como facilitador del grupo?

P.M.: Tengo un largo camino recorrido en una empresa privada donde trabajé en el desarrollo de sistemas de ordeñe robótico, pero esta es mi primera experiencia como facilitador de un grupo. Creo que mi principal desafío es mantenerlo motivado. Hay empresas que trabajan con robots desde hace unos años, otras se encuentran en etapas mucho más tempranas del proceso de adopción, y hay un tercer grupo conformado por empresas que recién comienzan a pensar en su tambo robótico. Trato de enfocarme en temas que sean comunes a los distintos tipos de sistemas, considerando los diferentes estadios de las empresas para que se generen intercambios que sean interesantes para todos.

-¿Cómo es el soporte de CREA en este proceso que estás atravesando?

-P.M.: El Área de Innovación siempre está presente para dar una mano con cuestiones vinculadas con la organización y el funcionamiento del grupo. También cursé la capacitación para nuevos asesores dictada por el Área de Metodología. Además, el Área de Lechería de CREA me invitó a participar en las reuniones de la Mesa Técnica Lechera.

-¿Qué les gustaría que pase con este grupo de aquí a dos años?

-J.O.: Me lo imagino en otro nivel de maduración. Me gustaría que en ese momento nos estemos ayudando a llevar adelante nuestros proyectos y, por qué no, induciendo a otros empresarios a formar otros grupos que faciliten la convivencia con las nuevas tecnologías. Dentro de dos años quisiera poder decir que ser parte de este grupo me ha ayudado a plantearme muchas preguntas y a obtener algunas respuestas.

-J. B.: Yo quisiera que el grupo esté consolidado como tal. Con buenas relaciones interpersonales. Que el intercambio se fortalezca para generar conocimientos que nos permitan manejar el sistema de la forma más eficiente posible.

-R.M.: Que se consolide como grupo CREA. Que sea un punto de encuentro e intercambio para empresas con robots de ordeñe al que se pueda recurrir para plantear inquietudes o evacuar dudas. Que consolide una gran base de datos para generar información, y que esa información esté abierta a todo el Movimiento CREA para que cualquier empresa que esté pensando en adoptar esta tecnología, pueda ver qué resultados se pueden alcanzar en cada sistema.

Quisiera que, para entonces, estemos probando tecnologías innovadoras y revolucionarias para la lechería: realidad aumentada, alimentación autónoma, localización de animales, etcétera, además de analizar su impacto en los sistemas productivos. Viajar para conocer otros sistemas. Pienso que este grupo debe ser una incubadora de tecnologías y me gustaría que vayamos hacia eso.

-¿Piensan registrar este grupo como un CREA?

-R.M.: La propuesta del Área de Innovación fue que trabajáramos durante un año hasta consolidar el grupo. El Movimiento CREA nos dará soporte durante ese período. Luego, deberemos decidir si continuamos adelante o no. Imagino que lo haremos, ya como un grupo consolidado.

-¿Participan de acciones institucionales?

-R.M.: Como presidente del grupo, fui invitado a participar en la Asamblea de Presidentes. Hacia adelante, tendremos que evaluar dónde se inserta este grupo porque no pertenecemos a ninguna zona en particular.

-¿Qué reflexión hacen acerca de este nuevo tipo de grupos que no son convencionales?

-J.B.: Este tipo de grupos abren la posibilidad de pensar en un formato distinto del clásico, al poner en evidencia que no es necesario reunir a 12 personas en una determinada región geográfica del país, que desarrollen las mismas actividades en los mismos tipos de sistemas de producción. Quizás podrían, incluso, abrirse a una mayor cantidad de miembros.

-J. O.: Estos grupos abrirán, sin dudas, un nuevo camino, que se sumará al de los grupos convencionales. El core de nuestro Movimiento CREA es la filosofía, tal como solemos decir: gente que ayuda a gente para mejorar. Los grupos temáticos, serán una parte importante del nuevo ecosistema. Es verdad que los cambios asustan un poco, pero más debería asustarnos no entender los vertiginosos cambios del entorno.

Conclusiones

Los productores que integran el grupo de adoptantes de robots de ordeñe forman parte del 2,5% de los pioneros en la adopción de esta tecnología. Son, por lo tanto, innovadores por definición.

Según Rogers, los innovadores poseen espíritu emprendedor, están siempre interesados en probar nuevas ideas y es este interés el que los impulsa a salir de su círculo de pares y a ampliar su red de vínculos, más allá de las distancias geográficas. Son audaces, están dispuestos a hacerle frente a los altos niveles de incertidumbre que supone innovar y a aceptar, incluso, los contratiempos ocasionales que pueden derivar de los fracasos.

Esa definición se verifica en los hechos. Fueron, precisamente, estas características las que impulsaron a estos productores a adoptar una tecnología, que en sus propias palabras, “les exigió volver a aprender a hacer lechería” y los llevó a formar parte de este grupo.

Pero más allá de los robots de ordeñe y de los efectos que su adopción genera sobre los sistemas productivos, la creación de este nuevo tipo de grupos potencia dos procesos muy relevantes: por un lado, crea el ámbito adecuado para analizar, y eventualmente, testear, validar y adoptar nuevas tecnologías, facilitando sus procesos de difusión, el objetivo perseguido por el Área de Innovación de CREA al impulsar esta iniciativa. Por otro lado, habilita una forma alternativa de vincularse con el Movimiento CREA, que puede sentar las bases para que se desarrolle una verdadera innovación organizacional. De esta forma, este grupo vehiculiza la inserción de novedades tecnológicas y organizacionales en un sistema social, confirmando así su carácter innovador, según la definición de Rogers. No obstante, tal como sucede en los CREA convencionales, los integrantes del grupo de adoptantes de robots de ordeñe basan su funcionamiento en reuniones en las que comparten ideas, experiencias, datos, información y conocimientos para mejorar el desempeño de sus empresas. Se trata, pues, de un grupo de personas para personas que comparten para mejorar, la esencia del Movimiento CREA.

Dejá tu comentario

Te puede interesar

Spiroplasma

Spiroplasma: todo listo para lanzar la red de monitoreo de Dalbulus maidis

Control de malezas en el sudeste bonaerense (II)

Malezas resistentes

Control de malezas en el sudeste bonaerense (I)

Gestión empresarial

Mercados agrícolas: un gran problema que no todos advierten

Informe macroeconómico

Informe Macroeconómico CREA: sin cambio de rumbo