14 de abril de 2024 en Buenos Aires

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Crea. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

Bonos de carbono para un modelo intensificado

Benjamín Lieber (CREA Gálvez) explica cómo fue el proceso que lo llevó a certificar captura de carbono para generar bonos de carbono comercializables.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Crea. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Por CREA Región Santa Fe Centro | SFC

Veinticinco años atrás el establecimiento de la familia Lieber –lindante al río Coronda– realizó una obra para canalizar caudales fluviales orientados a alimentar tres pivotes de riego. La estabilización de rendimientos agrícolas, junto con el auge de los precios de los granos registrado durante la década pasada, hizo que terminasen desprendiéndose de la ganadería.

Por en los últimos años los costos energéticos se dispararon y los valores de los granos comenzaron a desinflarse. Además la variabilidad climática se transformó más en la regla que en la excepción. Entonces los Lieber decidieron que era momento de volver a la ganadería. La cuestión era cómo.

“Comenzamos a sembrar raigrás en invierno para empezar a ofrecer servicios de capitalización de hacienda y promover una mayor cobertura del suelo”, recuerda Benjamín Lieber, gerente de producción de la empresa integrante del CREA Gálvez (región Santa Fe Centro).

Lieber.PNG
Benjamín Lieber

Benjamín Lieber

“La tecnología ganadera avanzó mucho en estos últimos años y en el CREA contamos con empresas lecheras muy eficientes de las que pudimos aprender cómo gestionar los recursos forrajeros; así pudimos regresar a la actividad pecuaria”, añade.

En 2019 atrás decidieron dar un paso más para comenzar a sembrar alfalfa pura con el propósito de invernar terneros propios que ingresan al establecimiento con pesos de 160 a 190 kilogramos.

El sistema de producción es fundamentalmente pastoril con recría en raigrás durante el invierno y traslado a pasturas de alfalfa durante la primera para terminar los últimos 30-40 kilos de peso con maíz de producción propia ofrecido en silos de autoconsumo.

La gestión de las parcelas se realiza con boyeros eléctricos y un seguimiento diario en el cual se calcula la cantidad de materia seca disponible por animal para cuidar el estado de la pastura de alfalfa y evitar situaciones de empaste.

“El objetivo es seguir ampliando el área de alfalfa para terminar novillos pesados de 420 a 450 kilogramos con destino a exportación, además de seguir brindando servicios de capitalización de hacienda”, comenta Benjamín.

Ganaderia.PNG
Novillos en lote con alfalfa cortada en hileras

Novillos en lote con alfalfa cortada en hileras

El empresario considera que el sistema ganadero debe ser práctico y simple, de manera tal que contribuya a consolidar la matriz productiva, financiera y económica de la empresa, pero sin realizar inversiones onerosas en infraestructura y equipos.

“La ganadería, además de diversificar el flujo de ingresos, hace que la empresa esté mucho más sólida para enfrentar la creciente variabilidad climática en un contexto económico complejo; los dos accionistas de la empresa –mi padre y mi tío– están muy conformes con los logros alcanzados”, señala.

El sector agrícola del campo de 1400 hectáreas útiles tiene rotaciones de raigrás/maíz tardío, vicia + raigrás/maíz de segunda y trigo/soja de segunda. El índice de ocupación del establecimiento es prácticamente del 100% gracias a la introducción de cultivos de servicio en el período invernal, los cuales, en caso de resultar indispensable, pueden eventualmente pastorearse de manera parcial.

CultivosServicio.PNG
Cultivos de servicio

Cultivos de servicio

“La intensificación agrícola realizada por medio de cultivos de servicio en el período invernal, además de un mayor costo económico, afecta en el corto plazo el rendimiento de los cultivos de renta estivales, por lo que la eventual incorporación de un ingreso adicional generado a través de la comercialización de bonos de carbono contribuiría a compensar esa pérdida”, argumenta.

En ese marco, Benjamín, durante el proceso de búsqueda de empresas certificadoras de captura de carbono orgánico, se encontró con un programa, desarrollado por la compañía UPL Argentina, que asiste a productores agropecuarios que deseen avanzar en la materia. Y decidió sumarse al mismo un año y medio atrás.

Así es como en febrero de 2022 certificadores realizaron la medición inicial de carbono orgánico presente en los primeros 20 centímetros del suelo del establecimiento, el cual se toma como base para calcular la captura de ese elemento en un plazo de cinco años. La certificación estuvo a cargo de Diego Hugo Pérez, quien, además de asesor del CREA Gálvez, integra el grupo AGSUS, que está dedicado –entre otras actividades– a brindar servicios de certificación de manejo sostenible y secuestro de carbono.

MuestreoSuelo.PNG
Medición inicial de carbono en suelo

Medición inicial de carbono en suelo

El costo del programa es asumido íntegramente por UPL Argentina durante los cinco años en los que transcurre el mismo. Una vez medida la captura de carbono y emitidos los respectivos bonos, UPL se cobrará la inversión realizada con dichos bonos. El contrato establece que si los bonos generados llegasen a tener un valor superior a la inversión realizada, el remanente de bonos puede ser comercializado por cuenta del empresario agropecuario.

“Una vez finalizado el programa, quedará el conocimiento de cómo es la metodología para seguir certificando captura de carbono y eventualmente seguir comercializando bonos; queremos ser pioneros en la materia”, apunta Benjamín.

“La integración de la agricultura con la ganadería, junto con la introducción de procesos de intensificación, requieren en una primera etapa un esfuerzo adicional tanto operativo como económico, pero en el largo plazo estamos convencidos de que resultan esenciales para garantizar la sostenibilidad de los sistemas productivos y de la empresa”, resume.

Dejá tu comentario

Contenido Relacionado