19 de mayo de 2024 en Buenos Aires

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Crea. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

Fruticultura: primer grupo CREA frutícola

Además de profesionalizar la gestión de las empresas, un objetivo del CREA es activar la conformación de nuevos grupos frutícolas en otras regiones del país.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Crea. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Por CREA Región Valles Cordilleranos | VAC

Marcelo Riveira, empresario mendocino especializado en fruticultura, asistió en 2019 a una reunión del CREA Olivícola San Juan (región Valles Cordilleranos) para presenciar, como invitado, el funcionamiento de la metodología CREA.

Se entusiasmó tanto con la dinámica que convocó a un grupo de colegas –mayormente productores de duraznos– para organizar una suerte de reunión CREA en la cual presentó el caso de su propia empresa. Comenzaron entonces a conversar sobre la posibilidad de conformar un nuevo grupo.

En enero de 2020 los integrantes de la región Valles Cordilleranos informaron a los interesados que estaban dispuestos a financiar, durante un determinado período, la remuneración de un asesor metodológico para que los fruticultores pudiesen ir conformándose como grupo CREA.

Así fue como convocaron a Alejandro Toso, ex miembro y asesor CREA con una trayectoria de más de tres décadas en la red, quien asumió la coordinación del grupo en formación. No la tuvo fácil, porque en marzo de ese año, con la declaración de la pandemia de Covid-19, las reuniones pasaron a ser estrictamente virtuales.

Si bien los primeros integrantes del grupo eran productores de durazno para exportación del Valle de Uco, con el tiempo fueron incorporando a otros empresarios especializados en fruticultura de la zona mendocina de General Alvear y también a responsables del área agrícola de grandes empresas que se dedican a elaborar durazno enlatado. El factor común en todos los casos, se trate de empresas familiares pequeñas o medianas o bien de industrias, es que todas las empresas producen durazno; en segundo orden, algunas firmas tienen también ciruelas, cerezas y manzanas.

“Una cuestión importante desde que comencé a trabajar en el ámbito del grupo CREA es que ahora tengo una visión más integral de la actividad; al compartir información con pares de perfiles diferentes el campo de visión se amplía”, comenta Marcelo. “Una cuestión importante desde que comencé a trabajar en el ámbito del grupo CREA es que ahora tengo una visión más integral de la actividad; al compartir información con pares de perfiles diferentes el campo de visión se amplía”, comenta Marcelo.

Conformación del grupo CREA

En 2022, con la decisión de institucionalizar el grupo CREA para comenzar formalmente a ser parte de la red, decidieron incorporar un asesor técnico, Héctor Fernández, quien está especializado en producción frutícola, mientras que Alejandro Toso permaneció como asesor metodológico.

“Mientras que el asesor técnico trabaja de manera personalizada con cada empresa, yo me encargo de organizar las reuniones CREA, las cuales están enfocadas fundamentalmente en aspectos relativos a la organización y gobernanza empresaria”, explica Alejandro.

Más allá del perfil de cada empresa, existen ciertos problemas comunes a la actividad que requieren, por su gravedad, el trabajo mancomunado de muchas cabezas para generar soluciones sostenibles.

Entre los inconvenientes principales puede mencionarse la disponibilidad de mano obra, fenómeno agravado por la pérdida de la cultura del trabajo frente a la competencia de los planes sociales permanentes. A diferencia de otras actividades intensivas, en las cuales se logró automatizar la cosecha, eso no es factible en el caso del durazno.

“Sería ideal que la legislación vigente contemple una modalidad específica para la contratación temporaria de trabajadores en el sector frutícola, de manera tal que refleje con mayor precisión la dinámica presente en la actividad, porque es muy frecuente que los contratados roten mucho entre distintas empresas durante la temporada y sólo asistan pocos días a cada una, lo que torna muy compleja la aplicación de las disposiciones comunes establecidas para en la legislación general”, resalta Marcelo.

Otro desafío es la crisis hídrica presente desde hace más de una década en la región de Cuyo, donde las nevadas cordilleranas, cada vez menos generosas, obligan a realizar un uso racional y sostenible del agua. “En el grupo, todas las fincas tienen riego por goteo presurizado y, gracias al conocimiento compartido, hemos logrado eficientizar en cada una de las empresas el uso de ese recurso, que es vital para poder defenderse de la mejor manera posible de desastres climáticos, como puede ser el caso de las heladas tardías”, remarca Marcelo.

Las distorsiones cambiarias, que afectan a todas las actividades agropecuarias, son particularmente dañinas para la fruticultura, porque el sector depende de los ingresos generados por las exportaciones para afrontar los elevados costos fijos que requiere la actividad, en los cuales la mano de obra, las tarifas energéticas y los fletes tienen una gran incidencia.

Tradicionalmente, la mayor parte de los duraznos frescos elaborados tienen como destino la exportación (fundamentalmente a países limítrofes), mientras que una proporción menor se comercializa en el mercado interno. Sin embargo, cuando las distorsiones cambiarias hacen inviable el negocio exportador, la sobreoferta de producto en el mercado interno tiende a deprimir los precios mayoristas de las frutas, lo que complica aún más la situación de las empresas, especialmente en un contexto en el cual el poder adquisitivo del consumidor argentino viene degradándose de manera progresiva.

El CREA Frutícola estuvo presente en el Congreso CREA 2022
Fruticultura compartida: una de las empresas que integran el grupo compartió manzanas con los asistentes del evento.

Fruticultura compartida: una de las empresas que integran el grupo compartió manzanas con los asistentes del evento.

“La pérdida de competitividad por falta de renovación genética también representa un problema, el cual podría ser solucionado si el Senasa modificara el protocolo actual para facilitar la importación de nuevos materiales desarrollados por genetistas certificados, tal como sucede en Chile; esto es muy importante para el desarrollo a largo plazo de nuestro sector”, señala Marcelo. “La pérdida de competitividad por falta de renovación genética también representa un problema, el cual podría ser solucionado si el Senasa modificara el protocolo actual para facilitar la importación de nuevos materiales desarrollados por genetistas certificados, tal como sucede en Chile; esto es muy importante para el desarrollo a largo plazo de nuestro sector”, señala Marcelo.

El hecho de haber nacido durante la virtualidad ayudó a los integrantes del nuevo grupo a visualizar la extensa oferta de servicios que ofrece la red CREA, aunque en algunos casos se requieren adaptaciones locales. “La red tiene muy buenas herramientas para profesionalizar a las empresas familiares, pero, por ejemplo, en el caso del área de Empresa, mucho está diseñado para atender cuestiones de actividades extensivas, mientras que las intensivas tienen requieren otro enfoque porque se gestionan con inversiones que se planifican con un horizonte de décadas”, comenta el empresario, para luego agregar que “tenemos un trabajo por delante para acortar esa brecha”.

Además de profesionalizar la gestión de las empresas, en el grupo tienen como objetivo activar la conformación de otros CREA frutícolas en diferentes regiones argentinas, de manera tal de consolidar el intercambio con pares de otras zonas y potenciar la riqueza de las interacciones disponibles en la red.

La intensa helada registrada en noviembre de 2022 fue un golpe durísimo para la actividad porque liquidó buena parte de las cosechas previstas. Pero es en momentos difíciles cuándo más necesario resulta el apoyo entre pares. “Los desafíos y problemas que tenemos son complejos y múltiples, pero entiendo que la manera adecuada de encararlos es interpretarlos como una oportunidad para hacer crecer una actividad que nos apasiona”, resume Marcelo.

IMG-20211006-WA0022.jpg
Primer CREA frutícola

Primer CREA frutícola

Dejá tu comentario

Contenido Relacionado