8 de abril de 2024 en Buenos Aires

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Crea. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

Indicadores de eficiencia en la aplicación de fitosanitarios

Recomendaciones de eficiencia en la aplicación de fitosanitarios de Diego Oliva, asesor del CREA Aeroaplicadores.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Crea. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

La pulverización de fitosanitarios es una actividad que requiere de una serie de conocimientos e indicadores para hacerla en forma correcta, de manera tal de lograr eficiencia al tiempo de minimizar el impacto ambiental.

En los últimos treinta años se vienen empleando dos indicadores de eficiencia que consideran la distribución de la cortina (cobertura y homogeneidad), aunque trabajos científicos recientes ponen en tela de juicio a los mismos.

En el año 2000 el investigador estadounidense, Matthews, G.A., en su obra “Métodos de aplicación de fitosanitarios” (Pesticide application methods) cuestionó el procedimiento que toma como único indicador la cobertura (gotas por cm2) propuesto por la FAO a fines de los años ‘60 por no incorporar la dimensión ambiental.

Cobertura. Es un indicador que relaciona la movilidad del ingrediente activo (productos sistémicos o de contacto) con la eficiencia en términos de cobertura. Sin embargo, no parece tener mucho sentido comparar litros por hectárea liberados al ambiente por un sistema de aplicación con gotas por cm2, dado que sería equivalente a comparar peras con manzanas. Sin embargo, este indicador se usó durante muchos años y actualmente se sigue empleando con resultados erráticos. Inclusive se puede usar un modelo matemático en el cual es posible relacionar la cantidad de gotas/cm2 por lograr por una cortina ajustando algunos parámetros de la aplicación.

Cobertura.png
Fórmula de cobertura. Siendo V = volumen por aplicar en litros/ha; D = densidad del caldo (capacidad anti evaporante); K2 = índice de dispersión; y D.M. = diámetro medio de la gota

Fórmula de cobertura. Siendo V = volumen por aplicar en litros/ha; D = densidad del caldo (capacidad anti evaporante); K2 = índice de dispersión; y D.M. = diámetro medio de la gota

En este modelo tanto la biomasa del sitio como el diámetro medio de las gotas depositadas son inversamente proporcionales al volumen de aplicación (litros/ha)

Los diferentes sistemas de evaluación que emplean tarjetas hidrosensibles, ya sean aplicaciones digitales o programas informáticos, se basan principalmente en este indicador de cobertura (gotas o impactos por cm2) para definir la eficiencia de aplicación de fitosanitarios.

diapo3.PNG

Homogeneidad. Se mide por medio del coeficiente de variación (CV) de diámetros medios de las gotas depositadas. La fundamentación de este indicador radica en el supuesto de que si las gotas depositadas de una cortina de aplicación son del mismo diámetro medio (o con un bajo coeficiente de variación), la distribución de los activos entonces es homogénea.

diapo4.PNG

Las principales diferencias entre los coeficientes de variación (CV) de las cortinas de aplicación están relacionados a la unidad formadora de gotas (UFG) al haber sistemas de distribución con mayor o menor coeficiente; inclusive existen grandes variaciones con las mismas UFG, como es el caso de boquillas hidráulicas del mismo calibre y a la misma presión, pero con diferentes tecnologías (conos huecos con bajo CV y boquillas tipo CPs o inducidas por aire con alto CV)

Ahora bien, estos dos indicadores de calidad de aplicación no contemplan la relación volumétrica entre la cantidad de ingredientes activos (caldo) liberados con el volumen de ingrediente activo que formó una deposición sobre el blanco objetivo. Para eso es preciso usar uno de estos indicadores y ponderarlo, es decir, ajustarlo por el diámetro medio de las gotas que se depositaron.

Para eso se emplea la fórmula del indicador “tasa de recupero”, por medio del cual es factible saber cuántos litros por hectárea (cuánto caldo) se aplica sobre el blanco objetivo de la cortina de aplicación; se trata de un balance de masas. Por ejemplo: 50 gotas/cm2 de 100 micrómetros tienen ocho veces menos dosis de caldo que 50 gotas/cm2 de 200 micrones.

Recupero.png
Fórmula de la tasa de recupero

Fórmula de la tasa de recupero

Con ese indicador se pueden analizar los efectos de distribución de la cortina de aplicación y la variabilidad en los resultados biológicos logrados, considerando qué dosis está llegando al objetivo. En los sistemas de aplicación terrestre el indicador de la tasa de recupero es igualmente eficiente.

diapo6.PNG

En la siguiente comparativa de resultados, puede verse cómo la eficiencia de deposición de cada sistema es claramente diferente, siendo inferior la cortina con más homogeneidad (CV 14,84%) y cobertura (168 gotas/ cm2) por tener un diámetro medio muy bajo (110 micrones).

diapo8.PNG

La utilización de la tasa de recupero representa un cambio de paradigma en el análisis de eficiencia de los sistemas de aplicación, ya que al usarlo con los indicadores de cobertura y homogeneidad se logra una evaluación más precisa del resultado obtenido y del riesgo ambiental subyacente de una cortina de aplicación.

Diego Oliva. Ingeniero agrónomo, piloto y asesor del CREA Aeroaplicadores

Foto de portada: Fearca

Dejá tu comentario

Contenido Relacionado