5 de abril de 2024 en Buenos Aires
  • Crea 
  • Publicaciones  
  • Informes 

Riego: una herramienta para crecer

Oportunidades para el crecimiento y diversificación de las empresas agropecuarias: ventajas de incorporar un equipo de riego.

Leé el informe completo DESCARGAR PDF 

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Crea. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Por CREA Área de Economía

El área bajo riego por aspersión a nivel nacional permaneció sin cambios entre 2002 y 2018: 207.510 y 199.493 ha, respectivamente. Numerosos son los motivos que podrían explicar la situación, entre ellos, los más importantes son los siguientes:

  • Financiamiento: la inversión inicial es importante. La escasa profundidad del sector financiero en un entorno de inestabilidad macroeconómica determina que, en buena medida, el capital inicial deba surgir de fondos propios.
  • Derechos de exportación: el retorno de la inversión está condicionado por un aumento en la producción de granos. Parte de ese incremento se tributa en forma de derechos de exportación, por lo que el productor no se lo apropia plenamente. Más aún, los planteos técnicos bajo riego son mas intensivos en términos de insumos, como de fertilizantes, que se pagan a precio internacional frente a un retorno en granos que se cobra a precio internacional descontando las múltiples restricciones al comercio local.
  • Incertidumbre: además de los derechos de exportación, otros riesgos institucionales impactan en las decisiones que se toman. Por ejemplo, el maíz y el trigo son esenciales en los planteos productivos bajo riego. Entre 2002 y 2018 sus mercados fueron fuertemente intervenidos, amplificando los riesgos que ya de por si enfrenta la actividad agrícola ( de precio, entre otros).

De acuerdo con los datos de nuestro último censo (2019), las empresas del Movimiento CREA tienen 17.167 hectáreas bajo riego. Las fuentes de agua más usuales son la subterránea (57%) y la superficial con bombeo. En tanto, el sistema más utilizado es el riego por aspersión, que se aplica sobre el 70% del área irrigada.

¿Cómo funciona un equipo de riego?

El pivot central toma el agua, desde el centro del circulo, con ayuda de una bomba que la succiona desde la perforación.

El agua avanza por las cañerías, llamadas tramos, que se apoyan sobre torres montadas en ruedas mecánicas De esta manera, el equipo de riego puede moverse como las agujas del reloj.

Desde los tramos, se desprenden los aspersores encargados de distribuir el agua, en forma de lluvia, mientras el equipo se encuentra en movimiento circular

La cantidad de milímetros a regar se regula mediante a la velocidad de avance del equipo de riego El caudal, o la presión, con la que avanza el agua por las cañerías no se ajusta

El tiempo de giro del equipo, que determinará los milímetros a regar, se regula desde un panel de mando que se encuentra en el pivot central.

Beneficios que aporta un equipo de riego

Beneficios a nivel empresarial:

  • Estabilización de rindes en los cultivos regados.
  • Aumento de producción por hectárea.
  • Protección de los suelos por una mejor rotación.
  • Reducción de la volatilidad de los rindes obtenidos.
  • Aumento del valor económico de la tierra.

Beneficios a nivel nacional:

  • Incremento de la producción sin necesidad de ampliar la frontera agrícola.
  • Diversificación de la producción y mayores exportaciones.

Beneficios para la sociedad:

  • Generación de empleo.
  • Fomenta el desarrollo económico y de las regiones.

En una primera aproximación, en nuestro país la incorporación del riego se ve desalentada por factores macroeconómicos e institucionales Dificultades para acceder al financiamiento, derechos de exportación y restricciones cuantitativas son algunas de las razones que condicionan la viabilidad de la inversión.

En la región sudoeste de Buenos Aires, de acuerdo a los registros de DAT CREA, la incorporación de riego otorga un diferencial de rinde importante que se traduce en una ganancia por hectárea de 644 USD/ha. De este modo, la instrumentación de un equipo de riego resulta ampliamente positiva.

En cambio, en la región centro de la Argentina se observa una TIR negativa por debajo de la tasa de descuento del 7% en el caso de un equipo de 70 hectáreas móvil. Para el equipo de 120 hectáreas móvil (240 hectáreas regadas) la TIR es mayor (3%), aunque también se encuentra por debajo de la tasa de descuento.

En las zonas analizadas, la incorporación de un equipo de riego logra estabilizar los rindes. Sin embargo, para que el proyecto sea rentable en la región Centro se debe ir en busca de los rindes potenciales máximos para que la tasa interna de retorno de la inversión mejore notablemente.

Finalmente, se debe considerar que al incorporar un equipo de riego se debe tener plena conciencia acerca del uso de agua y el cuidado de los suelos afectados por la producción agrícola.

Accedé al informe completo:

Nuevos-Procesos-Agroindustriales6.pdf

Riego en agricultura: una herramienta para crecer

Dejá tu comentario

Contenido Relacionado