12 de abril de 2024 en Buenos Aires

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Crea. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

Caminos rurales en Santa Fe: una red público privada

Una experiencia de los CREA de Santa Fe Centro en el marco del Nodo Pilar, integrado por la Cooperativa Guillermo Lehmann y la UNL.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Crea. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

En 2016, una serie de excesos hídricos volvieron intransitables durante semanas muchos caminos rurales de la zona centro de la provincia de Santa Fe. Por ese motivo, el Nodo Pilar, conformado en 2013 por la región CREA Santa Fe Centro, la Cooperativa Guillermo Lehmann y la Facultad de Ciencias Agrarias de la Universidad Nacional del Litoral (UNL), comenzó a trabajar con las autoridades comunales de los departamentos de Castellanos y Las Colonias para coordinar acciones conjuntas tendientes a solucionar el problema.

En ese marco, desde mediados de 2016 organizaron talleres cuatrimestrales con referentes comunales y senadores provinciales para armar una red a partir de la cual implementar una gestión integral de la red vial rural en ambos departamentos.

El siguiente paso fue la confección de un estudio para evaluar la situación de los caminos rurales, que finalizó a comienzos de 2019. Tras su realización, se detectó que apenas un 10% de la red vial de Castellanos y Las Colonias tenía algún mejorado -ripio o arenado- y que las 83 comunas presentes en ambos departamentos no tenían por sí mismas recursos suficientes para afrontar el problema. Era necesario trabajar en equipo.

El estudio identificó cuáles eran los caminos que necesitaban una solución urgente, como es el caso de aquellos por los cuales transitan diariamente alumnos de escuelas rurales o los camiones que transportan leche o productos lácteos.

La investigación relevó, además, que las alcantarillas constituían un serio problema porque resultaban insuficientes y que una elevada proporción de ellas estaba dañada, mientras que otras eran de tamaño inadecuado. También se sumaba el problema de un deficiente mantenimiento de las cunetas.

NodoPilarColoniaRaquel2.jpg

Adicionalmente, se descubrió que existía una importante diversidad de situaciones en el cobro de tasas para el mantenimiento de los caminos: las mismas iban de 3 a 14 litros de gasoil por hectárea y por año, con pagos –dependiendo de la comuna– trimestrales, cuatrimestrales, bianuales o mensuales. En algunos casos, dentro de un mismo distrito se cobraban tasas diferenciales según la ubicación de la propiedad en relación al acceso a los caminos mejorados. Como excepción, había un distrito que no cobraba una tasa fija para el mantenimiento, sino únicamente el costo proporcional de las mejoras realizadas.

“El aspecto más valioso de esta experiencia es el ámbito de confianza que se generó en el seno del Nodo Pilar, donde de los presidentes comunales comparten información y estrategias para gestionar la red vial rural”, explica Rita Giovenale, empresaria lechera integrante del CREA Rafaela.

Este ámbito de trabajo permitió a los presidentes de las comunas trabajar en red para gestionar la red vial de manera más eficiente al compartir equipos y herramientas, además de disponer de un conocimiento más acabado y actualizado de las tecnologías y proveedores disponibles.

“En casi todas las comunas se lograron importantes avances, en algunas más y en otras menos; lo importante es que la cuestión está instalada en la agenda de temas prioritarios para la región”, apunta Rita.

En septiembre de 2021 los integrantes del Nodo Pilar retomaron las reuniones presenciales con una jornada organizada en el distrito de Colonia Raquel, donde se mostraron las obras de arenado en 45 kilómetros de caminos rurales. El taller contó con la presencia de representantes de 15 distritos de los departamentos de Castellanos y Las Colonias, quienes, junto a productores y técnicos de la zona recibieron información sobre el trabajo realizado y las tareas de mantenimiento.

“Si bien falta mucho por hacer, el hecho de contar con un ámbito en el cual podamos trabajar el tema es de enorme valor. Ninguna comuna por sí misma puede resolver el problema, pero trabajando en conjunto con otras, de manera coordinada, las soluciones aparecen”, concluye Rita.

Dejá tu comentario

Contenido Relacionado