23 de mayo de 2024 en Buenos Aires

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Crea. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

El potencial del maíz en Mar y Sierras

La región CREA Mar y Sierras mostró los últimos resultados de los ensayos en maíz coordinados por el investigador Jorge González Montaner.
Leé el informe completo DESCARGAR PDF 

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Crea. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Por CREA Región Mar y Sierras | MYS

La región CREA Mar y Sierras, si bien no es tradicionalmente maicera, en los últimos años comenzó a registrar un interés creciente en ese cultivo en línea con la aparición de oportunidades comerciales y la necesidad de diversificar los sistemas productivos para consolidar la sostenibilidad de los mismos.

En ese marco, el equipo técnico agrícola de la región, coordinado por Jorge González Montaner, mostró este jueves, durante una jornada realizada en formato virtual, los avances logrados en los diferentes ensayos conducidos por los CREA de Mar y Sierras.

En la zona Chillar, con siembras de 4 de noviembre, los híbridos más destacados en 2022/23 fueron ADV 8122 VT3P con un rendimiento de 14.321 kg/ha y ACA 482 VT3P con 13.667 kg/ha. En la siembra tardía del 28 de noviembre los rendimientos de ambos materiales fueron inferiores: 12.590 y 12.188 kg/ha respectivamente.

En lo que respecta a humedad a cosecha, en ambas fechas de siembra se destacó el híbrido P0522 VYHR con un 15,0% en la primera fecha y un rendimiento de 11.993 kg/ha, mientras que en la segunda fue de 15,3% con un rinde de 9961 kg/ha.

El rendimiento promedio logrado por todos los híbridos evaluados en el ensayo de Chillar alcanzó 11.536 kg/ha en la primera fecha de siembra, mientras que en la segunda se ubicó en 10.252 kg/ha.

Diapo2.PNG

“Ensayos realizados en Chillar con diferentes densidades mostraron que en una campaña tan particular como la 2022/23 los mejores resultados se lograron con las menores densidades de siembra, lo que indica que debemos ser moderado en ese barrio, que tiene presencia de tosca y, con poco agua inicial, eso la puede pasar factura al cultivo con alta densidades”, explicó González Montaner.

Diapo1.PNG

Un fenómeno similar se observó en los ensayos realizados en las zonas de Tandil y San Francisco de Bellocq, que mostró que los mejores rendimientos logrados en 2022/23 se alcanzaron con densidades de 30.000 y 60.000 plantas/ha, mientras que en Estación Defferari el comportamiento más destacado se obtuvo con 60.000 plantas/ha.

En el promedio de todos los ambientes explorados (Chillar, Pieres, Tandil, Defferrari y Aparicio), los híbridos más destacados en 2022/23 fueron ST 9741-20 Vip3y DM 2773 VT3P , ambos con un rendimiento índice de 113, seguidos por NK 870 Vip3 (111) y DK 72-20 VTP (110). El material NK 870 Vip3 presentó una elevada humedad a cosecha (20,1%).

Al sumar los datos de la última campaña con los del ciclo anterior 2021/22, los híbridos con mejor comportamiento en el promedio de ambientes explorados fueron DK 72-20 VTP y DM 2773 VT3P, ambos con un rendimiento índice de 108.

González Montaner explicó que la región ha comenzado a instrumentar ensayos de fertilización fosfatada en maíz en la cual encontraron respuestas diferenciales con tratamientos realizados con fuentes líquidas del nutriente.

“Con una menor aplicación de fósforo estamos obteniendo rendimientos superiores con fuentes líquidas y esto es clave porque la tendencia va hacia el uso mucho más eficiente de los nutrientes, especialmente para evitar eventuales problemas de eutrofización”, remarcó.

Diapo21.PNG

La región también continúa evaluando la respuesta de diferentes bioestimulantes en el cultivo de maíz, una tecnología de bajo costo que, en algunas situaciones, logró mostrar resultados interesantes.

Diapo24.PNG

En lo que respecta a la fertilización nitrogenada, González Montaner recomendó emplear fuentes recubiertas de nitrógeno con aplicaciones realizadas con temperaturas superiores a los 20 ºC para evitar volatilizaciones. “Presten mucha atención a eso porque de lo contrario las pérdidas económicas pueden llegar a ser significativas”, alertó.

Un aspecto importante que aconsejó seguir de cerca, especialmente con una campaña fase ENSO El Niño, es la cuestión de las enfermedades en el cultivo de maíz.

Diapo27.PNG

El especialista, por último, indicó que compañías semilleras están desarrollando genética adaptada a la región para poder llevar a cabo maíces de siembras tardías con altos rendimientos relativos. “La genética está avanzando a pasos increíbles con materiales cortos”, anticipó.

Dejá tu comentario

Contenido Relacionado